cebra

Las cebras que se destacan demasiado de sus pares, como es el caso de la pequeña Tira, se convierten en un blanco fácil. / Twitter/ @Benesiafrica

El extraordinario caso de la cebra con lunares que vivirá en peligro permanente

Su pigmentación anómala despertó la ternura de los amantes de la vida silvestre

18 de septiembre de 2019 05:34 pm

La Nación / GDA

Tira es una cebra bebé que acaba de ser conocida en todo el mundo por su particular pelaje marrón con lunares blancos. Pero lo extraordinario de su pigmentación anómala que despertó la ternura de los amantes de la vida silvestre también podría convertirse en su principal condena, según la opinión de los especialistas.

Sucede que Tira nació en el parque Masái Mara, una reserva natural africana al sudoeste de Kenia conocida por su abundante fauna silvestre, pero lo más probable es que esta cebra bebé se convierta en el próximo y tierno platillo de un depredador salvaje, ya que no podrá mimetizarse adecuadamente con su manada.

Las fotos de Tira fueron tomadas por un guía la semana pasada y difundidas por la organización conservacionista Vida Silvestre que opera en esa región keniana caracterizada por los campamentos de turistas de alto poder adquisitivo que buscan vivir experiencias emocionantes.

El caso de la pequeña cebra de inusual pelaje fue inmediatamente relacionado con un hecho parecido de hace algunos años en Botswana, con un animal de la misma especie de color "chocolate" que tenía alternativamente lunares y rayas, según publicó el diario italiano Corriere della Sera.

Los especialistas arriesgan la hipótesis de que los lunares en la cebra son el resultado de una mutación genética provocada por el aumento de la temperatura ambiente, resultado del cambio climático.

Sea de la manera que fuere, los seguidores de este tipo de extravagancias en los animales silvestres señalaron que Tira tendrá mayores probabilidades de caer presa de los grandes carnívoros que merodean la sabana, principalmente los leones y leopardos tan abundantes en ese parque natural.

Es que las rayas de las cebras son, de acuerdo a las teorías más extendidas, el resultado de la evolución para evadir depredadores.

Una de las hipótesis señala que, cuando las cebras se juntan en una manada, las rayas hacen que los depredadores se confundan y no puedan distinguir dónde empieza y dónde termina un animal. De esta manera, los ejemplares más jóvenes y vulnerables pueden mimetizarse entre los mayores y evitar una muerte segura.

En cambio, las cebras que se destacan demasiado de sus pares, como es el caso de la pequeña Tira, se convierten en un blanco fácil.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x